Hay que tener un amante, es verdad.

15 de febrero de 2017

Y esto no lo digo para auto convencerme, porque créanme, que si no estuviera enamoradísima de lo que hago, no estaría simplemente viva, ya hubiera sucumbido al cielito de los pasteles.

#buenmiércoles amigas! Como las trató San Valentin ayer? - He visto de todo en las redes: de todo, amores eternos y cuasi de películas, de esos que no crees; también de compañerismo y años de no soltarse la mano. He visto también nuevas historias de amor que recién comienzan y están llenas de expectativas. Estaban también presentes las que esperan, que ese amor llegue a sus vidas de una vez.

Mi pregunta es: el AMOR siempre tiene que tener que ver con una persona? hombres, mujeres.

Hay más amor del que imaginamos y está por todas partes. 

Amor por tu mascota, por tu trabajo, por tus plantas, por tus sueños, amor propio y personal. Y me gustaría blanquear que llevo un tiempo "alejada" de mi marido, para que no digan que hablo de la comodidad de mi sillón y mi marido preparando la cena, no, llevo ya unas cuentas noches sola (unas cuantas) y no siento que me falte amor, tengo a mi hijo, mi familia, mis amigos, mi amadas Delicias Maravillosas, mis proyectos y mis sueños: re manufacturados, pero sueños al fin.

Se habla de resiliencia desde la adversidad. Y por esto te pido que no tengas pena de mi con un inbox "Pau, cuanto lo siento", porque yo no lo siento. Vale? Si vos no te tenes pena, no permitas que nadie la tenga por vos.

Ya adulta descubro que haber elegido trabajar de algo que me encanta me mantiene viva y con la chispa justa para divertirme y reírme cada día, sentirme entusiasmada, con ganas. "Hay que tener un amante" decía un artículo que se viralizó por facebook en determinado momento. Y no se hablaba de amante ilícito, sino de tener algo que nos tenga enamoradas para poder sentirnos vivas.

Es bueno, tener donde refugiarse cuando todo se pone oscuro. Y por  menos humano que sea, te abraza, te da fuerzas y te grita al oído: se puede!

Quería escribir este post, cortito pero contundente, para darle un abrazo a esas almas tristes que vi ayer por no tener un humano pegadito al lado, repito en negrita y tamaño más grande: Hay más amor del que imaginamos y está por todas partes, y tiene muchas formas distintas. 

Este finde tengo mucho trabajo, me encuentro atareadísima y San Valentín me la suda, porque a mi la fecha que más me gusta de febrero y los que me conocen bien lo saben, son los carnavales!!

Amigas, me pongo a trabajar, pero no sin antes dejarles un deli iced coffee para seguir adelante, que recién estamos en Febrero.


Foto: Nati R.


Esta foto la tomo Natalia, (gracias totales) una fotógrafa que sale de safari por todos los rincones buscando foco. Hablamos poco porque obvio, yo estaba trabajando, pero me sentí encantada!

Y es cuando veo esto, que me doy cuenta de que el amor esta ahí, listo para acompañarnos hasta el infinito y más allá!

Nos vemos pronto amigas! Preparen las plumas! ya llega el carnaval!
Pau.

Mindfulness, con que se come?

1 de febrero de 2017


Consciencia plena, aquí y ahora.

Es lo que estábamos esperando, lo que tanto necesitamos en los tiempos que corren y resulta que: es más vieja que buda.

Aprender a recitar y dejarse mecer por un profundo om shanti en la cola del pago fácil. Pero vamos con calma amigas, que a mi esto de relajarme me encanta.

Con absoluto respeto por la cultura budista, me siento agradecida con el famoso y tan de moda MINDFULNESS, que llevo un tiempo practicando y posta, me hizo/hace bien.

La definición más certera es mi primer renglón en este post, tomar consciencia del aquí y el ahora, la realidad, respirar y sentirse pleno. Antes de comenzar a practicarlo obviamente hay que aprender.

Creo que todas vimos la peli que protagonizó a la perfección Julia Roberts: Comer, Rezar, Amar. El caso es que, para alcanzar la iluminación Julia desarma su vida en 24 ha. viaja por medio planeta y medita largas horas, con una sonrisa perfecta y con el hígado, jaja. (Todo lo hace sin chequear su límite de tarjeta de crédito, porque en la peli eso se da por sentado, hay resto).
Y después estamos nosotras, las simples mortales que no podemos ni pensar en eso de comer pasta en Italia, andar en bici por vaya a saber que pueblo de la india y sentarnos por hooooras sobre una piedra milenaria a "meditar".
A ver, es una peli, lo sabemos, nos inspira: nos invita; hasta acá perfecto. Ahora vamos a la práctica y a la vida diaria.

Voy a poner de ejemplo un día crítico personal para no ofender a nadie y para que sepamos que a todas nos pasa, posta chicas, después diganme que les pasa lo mismo que a mi!

Me despierto, hago fiaca y me levanto, no porque me encante, si no porque a mi gata le encanta comer a las 6 am. No lo comprendo, es alimento, no es café! sería lo mismo dárselo tipo 9, pero no. miauuu miauuu desde las 5.30, me tomo el tiempo la guacha.
Pongo la pava, me paro frente a la ventana de la cocina rezando para despertar -esta es mi parte de la peli en la que rezo-; me tomo un mate, mentira, no puedo, la bombilla esta tapada, intento destaparla con un palillo, hago fuerza, se me quiebra y me queda atravesado en la curva de la bombilla: no hay forma de sacarlo. Intento sacar el palillo con el cosito de pinchar los choclos, me pincho el dedo, auch! Desisto. Busco otra bombilla que ví unos días antes en el tercer cajón de la mesada, vaya vaya, no tiene la parte de abajo! quien cornos guarda una bombilla sin el filtro, solo el caño? osea.. pienso que mi hijo puede haberme afanado esa parte. Soy una chica lista, entre dos bombillas medio pelo, armo una con la que al menos, puedo tomar mi primer mate de las 6 am: respiro.

Cierro los ojos y respiro profundo 3-4 veces, lleno mis pulmones de aire y exhalo sacando todo lo negativo afuera y con una sonrisa (como la de Julia meditando) me digo y me repito "todo esta bien Paula, todo esta bien". Y acá muchachas, mi primero aplicación mindfulness del día: de esto se trata, de encontrar la paz, el centro, en los momentos de la vida cotidiana.


Manos en Mudra: la energía de las manos.

Me tomo unos minutos, respiro, observo mi alrededor, me observo, continuo.




El día puede ser largo y presentar muchos contratiempos, y en esto podemos sentar la base del mindfulness, "bajar un cambio" sin necesidad de estar sentada en la india meditando pegadita a buda, y creo que es muy profundo, porque es aquí y ahora que necesitamos ese cuento hasta 10, pero sin la rabia. Unas respiraciones y a continuar la rutina. Ayudan, mucho, créanme.
La idea es practicarlo unas cuantas veces al día, esto nos colabora de forma directa al alma, al cerebro y al corazón. Cuerpo, mente y espíritu.


De donde llegó al hoy el mindfulness?
Pues bien, es una técnica actual basada en la antigua meditación vipassana, que repetitivo pero certero es una antigua técnica de meditación india donde se trata esencialmente de "tomar consciencia del momento presente, de la realidad".
Observar nuestro alrededor sin juzgar, observar que nos pasa, como interactuamos con el medio y como respondemos a los estímulos, buenos o malos, y ver y buscar en nosotros que nos pasa con eso, que hacemos con eso que nos pasa y como seguimos adelante, conservando la calma, aprendiendo.

Tengo varios momentos MF durante el día, hoy seguramente duplicaran su práctica, cumple años mi hijo y me debo a la diplomacia anual de recibir gente, ver como algún niño a quien no le gustó la torta la envuelve entre dos servilletas y la esconde cuál tesoro entre los almohadones de tu sillón favorito. Ommmmm

Prometo más de esta fantástica práctica porque hace bien, y lo que hace bien, siempre esta buenísimo.

Beso y abrazo.
Pau.
© Delicias Maravillosas • Theme by Maira G.