Mindfulness, con que se come?


Consciencia plena, aquí y ahora.

Es lo que estábamos esperando, lo que tanto necesitamos en los tiempos que corren y resulta que: es más vieja que buda.

Aprender a recitar y dejarse mecer por un profundo om shanti en la cola del pago fácil. Pero vamos con calma amigas, que a mi esto de relajarme me encanta.

Con absoluto respeto por la cultura budista, me siento agradecida con el famoso y tan de moda MINDFULNESS, que llevo un tiempo practicando y posta, me hizo/hace bien.

La definición más certera es mi primer renglón en este post, tomar consciencia del aquí y el ahora, la realidad, respirar y sentirse pleno. Antes de comenzar a practicarlo obviamente hay que aprender.

Creo que todas vimos la peli que protagonizó a la perfección Julia Roberts: Comer, Rezar, Amar. El caso es que, para alcanzar la iluminación Julia desarma su vida en 24 ha. viaja por medio planeta y medita largas horas, con una sonrisa perfecta y con el hígado, jaja. (Todo lo hace sin chequear su límite de tarjeta de crédito, porque en la peli eso se da por sentado, hay resto).
Y después estamos nosotras, las simples mortales que no podemos ni pensar en eso de comer pasta en Italia, andar en bici por vaya a saber que pueblo de la india y sentarnos por hooooras sobre una piedra milenaria a "meditar".
A ver, es una peli, lo sabemos, nos inspira: nos invita; hasta acá perfecto. Ahora vamos a la práctica y a la vida diaria.

Voy a poner de ejemplo un día crítico personal para no ofender a nadie y para que sepamos que a todas nos pasa, posta chicas, después diganme que les pasa lo mismo que a mi!

Me despierto, hago fiaca y me levanto, no porque me encante, si no porque a mi gata le encanta comer a las 6 am. No lo comprendo, es alimento, no es café! sería lo mismo dárselo tipo 9, pero no. miauuu miauuu desde las 5.30, me tomo el tiempo la guacha.
Pongo la pava, me paro frente a la ventana de la cocina rezando para despertar -esta es mi parte de la peli en la que rezo-; me tomo un mate, mentira, no puedo, la bombilla esta tapada, intento destaparla con un palillo, hago fuerza, se me quiebra y me queda atravesado en la curva de la bombilla: no hay forma de sacarlo. Intento sacar el palillo con el cosito de pinchar los choclos, me pincho el dedo, auch! Desisto. Busco otra bombilla que ví unos días antes en el tercer cajón de la mesada, vaya vaya, no tiene la parte de abajo! quien cornos guarda una bombilla sin el filtro, solo el caño? osea.. pienso que mi hijo puede haberme afanado esa parte. Soy una chica lista, entre dos bombillas medio pelo, armo una con la que al menos, puedo tomar mi primer mate de las 6 am: respiro.

Cierro los ojos y respiro profundo 3-4 veces, lleno mis pulmones de aire y exhalo sacando todo lo negativo afuera y con una sonrisa (como la de Julia meditando) me digo y me repito "todo esta bien Paula, todo esta bien". Y acá muchachas, mi primero aplicación mindfulness del día: de esto se trata, de encontrar la paz, el centro, en los momentos de la vida cotidiana.


Manos en Mudra: la energía de las manos.

Me tomo unos minutos, respiro, observo mi alrededor, me observo, continuo.




El día puede ser largo y presentar muchos contratiempos, y en esto podemos sentar la base del mindfulness, "bajar un cambio" sin necesidad de estar sentada en la india meditando pegadita a buda, y creo que es muy profundo, porque es aquí y ahora que necesitamos ese cuento hasta 10, pero sin la rabia. Unas respiraciones y a continuar la rutina. Ayudan, mucho, créanme.
La idea es practicarlo unas cuantas veces al día, esto nos colabora de forma directa al alma, al cerebro y al corazón. Cuerpo, mente y espíritu.


De donde llegó al hoy el mindfulness?
Pues bien, es una técnica actual basada en la antigua meditación vipassana, que repetitivo pero certero es una antigua técnica de meditación india donde se trata esencialmente de "tomar consciencia del momento presente, de la realidad".
Observar nuestro alrededor sin juzgar, observar que nos pasa, como interactuamos con el medio y como respondemos a los estímulos, buenos o malos, y ver y buscar en nosotros que nos pasa con eso, que hacemos con eso que nos pasa y como seguimos adelante, conservando la calma, aprendiendo.

Tengo varios momentos MF durante el día, hoy seguramente duplicaran su práctica, cumple años mi hijo y me debo a la diplomacia anual de recibir gente, ver como algún niño a quien no le gustó la torta la envuelve entre dos servilletas y la esconde cuál tesoro entre los almohadones de tu sillón favorito. Ommmmm

Prometo más de esta fantástica práctica porque hace bien, y lo que hace bien, siempre esta buenísimo.

Beso y abrazo.
Pau.

1 comentario

  1. Acabo de descubrir tu pagina y me encanta! felicitaciones.
    Mariana, de Uruguay

    ResponderEliminar

Me encantaría que dejés tu opinón! Gracias!

© Delicias Maravillosas • Theme by Maira G.