zona de confort vs felicidad.

Escuchamos continuamente hablar acerca del tema: dejar la zona de confort para ir en busca de la felicidad.
Vemos todo el tiempo cartelitos hermosos con fotos de viajes por el mundo, emprendimientos que son un éxito total y frases que acompañan del estilo "la felicidad está fuera de la zona de confort, atrevete a cruzarla" ó la clásica "las cosas mágicas suceden fuera de la zona de confort".

Hay imágenes que ilustras momentos perfectos fuera de la zona donde vivimos cada día, según otros, donde vivimos los no valientes, los mentes cerradas, bla bla bla. Se supone que nada bueno puede suceder en ese sector donde nos sentimos tan seguros, ni siquiera crecer; que para salir de ahi al paraíso hay que pasar la valla de zona de pánico, y si te atreves a saltarla, ahi esta esperandote el paraíso más lindo de todos los paraisos del mundo mundial.

Ahora la verdad de mi experienciam vivida a base de sangre sudor y lágrimas con este cuerpecito.  Y que para poder hablarr del tema, tuve que dar el salto.

- Salir de la zona de confort no es divertido. Además, si te sentis bien y cómodo ahi, porque querrias salir
Hay gente que se siente a gusto en su casa, en su trabajo en relación de dependencia, trabajando de lunes a viernes con horario y jefes estructurados y juntando dinero todo el año, para poder vacacionar 15 días en el paraíso, con solo 15 días, felices de la vida y vuelta a la rutina (que supuestamente te mata); lo cierto es que no veo morir gente en masa solo por elegir quedarse en su zona segura.

- La zona de pánico es más fácil de pasar de lo que uno fabula en su mente. Una vez que salstaste y caes del otro lado.. te llega el mensaje directo al cerebro "porque carajos no lo hice antes"; es el sector pre-pánico lo que te impide avanzar, sacar cuentas de cuando como y donde, que diran los demás, cuanto podría perder, realmente gananría algo, etc etc
El caso es que cuando pasas la zona de pánico y saltas, no se cae directo a donde famosas cosas mágicas suceden, no señor, se cae a una falsa plataforma de felicidad, donde los primeros 15 días todo te parece perfecto, donde el sol brilla más que en cualquier otro lugar y todo el mundo sonrie.
Punto y aparte. Los segundos 15 días y los posteriores debes comenzar a VIVIR en tu amada, deseada, archi-sonãda felicidad mágica ultra positiva; y resulta que no, resulta en donde vivimos los que logramos atravesar los benditos niveles, también existen las rutinas, madre de dioooos. Esto no te lo cuenta nadie.

Nosotros hoy vivimos acá, en este paraíso soñado por muchos y en el que pocos sobreviven.









Vivir en la playa no es lo mismo que venir de vacaciones, menos si tenés un hijo de 7 que si cree que esta de vacaciones for ever, menos que menos si el pais paraíso habla otro idioma y la electricidad tiene un sistema diferente a tus aparatitos electtrónicos, y es bien diferente cuando la arena te empieza a romper las pelotas nivel "un día de furia". Es que en nuestro caso elegimos vivir en la playa, vaya: que ilusos.
No voy a desacreditar a aquelos instagrames que publican la vida soñada cada día de sus vidas, todos sabemos bien que las redes son una vidriera pública donde solo cotiza lo perfecto, y amigos, lo perfecto también sabemos no existe.

-La zona mágica donde todo es maravilloso y nada cuesta esfuerzo no existe, hay una zona mágica esperandote si, pero debes saber que acá también hay competencia, y es aún más brava, porque de este lado la lucha continúa, que quien es más feliz, quien tiene la mejor foto en la mejor playa, quien logro montar el mejor negocio de su vida y vive como Tom Cruise preparando sus famosos sex on the beach. No todo lo que brilla es oro, y esa es una frase celebre que deberiamos colocar en nuestras casas y sacar la de todo es posible con solo desearlo.

Para vivir bien, felices y contentos hay que trabajar, trabajar siempre, nada sucede por arte de magia. Podés tener algunos golpes de suerte, hadas madrinas que llegan para acompañarte por ese camino soñado, pero nada es tan fácil como lo pintan los cartelitos de las redes sociales y las fotos no filter.

Nosotros ya dimos el primer paso, salir de la zona de confort, saltar el abismo de la zona de pánico y creanme que el lugar a donde llegamos es "el otro lado del paraíso", podés tomar mates en la playa antes de ir a trabajar, es cierto, no te lo voy a negar. Podés vivir con música todo el tiempo y tragos coquetos en la mano, lucir un bronceado envidiable, leer en la playa mientras tu hijo hace castillos de arena y se revuelca en las olas. Perooo, la rutina no solo sigue, sino que tenés que crear una nueva, en otro idioma e idiosincracia, trabajar, trabajar duro, una vez más.

Bienvenidos todas y todas a mi nueva vida en la playa! Ya les contaré más sobre todo los que estamos haciendo acá.

Besos y abrazos, y si alguien tiene un sillón mullido con netflix enfrente, porfaaa tirense en mi nombre, porque tirarse todos los días en la arena, pica, y pica mucho, jaja.

Paula;

No hay comentarios.

Publicar un comentario

Me encantaría que dejés tu opinón! Gracias!

© Delicias Maravillosas • Theme by Maira G.